Viajes a Polinesia Francesa

Somos especialistas en viajes exoticos y personalizados a Polinesia Francesa

Viajes a Polinesia Francesa

La Polinesia Francesa es un auténtico paraíso donde encontrarás exóticos parajes naturales, aguas cristalinas y una población local que te recibirá con una gran sonrisa. El país está compuesto por 116 islas de las cuales solo 67 están habitadas, un entorno mágico por descubrir, ideal para viajes de Luna de Miel o unas vacaciones en familia muy especiales.

La mayoría de las islas de Polinesia Francesa son atolones, antiguos volcanes extintos que con el paso de los años han dado lugar a bonitas lagunas de aguas cristalinas en las que habita una gran diversidad de especies marinas. Podrás practicar todo tipo de actividades acuáticas, desde snorkel o paddle board hasta rutas en moto de agua o románticos cruceros al atardecer.

Para los amantes de buceo es un lugar esencial, especialmente en los meses de julio a octubre, cuando las ballenas jorobadas migran hacía el norte y es habitual su avistamiento en las zonas cercanas a las islas. Además, os sorprenderá la variedad de paisajes que encontraréis.

Podréis recorrer la selvática Tahiti o descubrir las largas plantaciones de Moorea, pasar un día completo explorando la herencia cultural de Bora Bora y terminar el día disfrutando fantásticas puestas de sol sobre las aguas del Pacífico.

Tours disponibles en Polinesia Francesa

Itinerarios por día disponibles para tu tour en Polinesia Francesa

Hoteles en Polinesia Francesa

Todos nuestros destinos

VIAJES A TAHITI:

Tahití es el centro neurálgico de la Polinesia Francesa, es la isla donde se encuentra la capital y el aeropuerto internacional. Será el primer lugar que conocerás a tu llegada al país. Vengas de donde vengas te recibirán con una amplia sonrisa y un collar de flores naturales.

La isla de Tahiti, de origen volcánico, ofrece playas de arena negra e impresionantes vistas desde su montes y miradores.  Aquí encontrarás la famosa ola de Teahupoo, un referente para los amantes del surf. En Papeete, la capital, no dejes de visitar el mercado local donde comprar productos locales como el aceite de Monoi, aromáticas flores o sus tradicionales pareos.

VIAJES A BORA BORA:

paisajes naturales en Four Seasons Resort Bora Bora

La Perla del Pacífico, como muchos han denominado a Bora Bora destaca por su bonita y amplia laguna. Esto se debe a que, a la isla principal, un antiguo volcán ya extinto, está rodeada por diversos arrecifes de coral denominados ‘motus’. El fondo coralino y los cambios de profundidad crean en sus aguas cristalinas diversas tonalidades y gamas cromáticas.

La isla principal tiene una extensión de 32Km por lo que es perfecta para recorrer en bicicleta y disfrutar tranquilamente de todos sus encantos. La playa principal es Matira, aunque lo mejor es explorar la laguna en barco y practicar snorkel junto a mantas, tiburones limón o punta negra entre otras muchas especies.

Las excursiones por la isla no serán menos sorprendentes, explorando las distintas rutas encontraréis restos arqueológicos como los Marae o algunos refugios y cañones de la II Guerra Mundial, junto a espectaculares miradores donde podréis admirar las puestas de sol desde enclaves privilegiados.

VIAJES A MOOREA:

vista aerea de Manava Beach Resort & Spa Moorea

A tan sólo 30 KM de la capital se encuentra la isla de Moorea, la segunda más grande del archipiélago de Sociedad. Esta isla volcánica nos ofrece el perfecto equilibrio entre mar y montaña. Podremos disfrutar de una de las lagunas más bonitas y practicar snorkel o buceo en sus cristalinas aguas. No pierdas la oportunidad de realizar un trekking siguiendo los pasos de Capitán Cook hasta el Mirador O'Belvedere o pasear por las inmensas plantaciones de piña, plátano o vainilla.

VIAJES A RAIATEA:

viajes a raiatea en polinesia francesa

 

Capital administrativa y comercial de las islas de Sotavento, Raiatea es la isla más grande y poblada después de Tahiti. Para los locales, es también un importante centro religioso y de peregrinación pues según las leyendas fue en esta isla donde desembarcaron los primeros maoríes y nacieron sus dioses. De ahí el sobrenombre de Isla Sagrada.

En la isla principal se encuentra el Marae Taputapuatea, el complejo ceremonial más grande de toda Polinesia, declarado Patrimonio de Humanidad por la UNESCO. Además, la isla ofrece diversidad de parajes naturales donde disfrutar actividades de todo tipo. Podrá navegar en kayak por el río Río Faaroa, realizar rutas de senderismo o practicar snorkel, buceo y surf en la laguna.

Una experiencia muy especial es la excursión al monte Temehani, donde encontrará el Tiare Apetahi, una flor legendaria muy nombrada en historias y leyendas locales que sorprendentemente no crece en ningún otro lugar en todo el planeta.

VIAJES A TAHAA:

viajes a tahaa en polinesia francesa

 

La isla de Tahaa comparte su laguna y arrecife con la isla de Raiatea a quienes muchos consideran su hermana mayor. Esta pequeña isla conserva su encanto natural y el estilo de vida tradicional permitiendo a sus visitantes un acercamiento más auténtico a la cultura y usos de los antiguos polinesios.

Comúnmente conocida como la isla de la Vainilla, es aquí donde se encuentran las plantaciones más grandes e importantes del país. En Tahaa se obtiene el 80% de la producción total de Polinesia Francesca. De ahí que siempre se perciba un dulce y suave aroma a vainilla mientras recorres la isla o navegas por su laguna.

Si visitas esta isla no puedes perder la ocasión de visitar el Jardín Coral de Tahaa, alguna granja de perlas y las destilerías de ron muy comunes. Para los más aventureros existen dos rutas de senderismo que recorren la exótica selva hacia los montes Puurauti y Ohiri.

VIAJES A TETIAROA:

viaje a tetiaroa en Polinesia Francesa

 

La isla de Tetiaroa es un lugar único dentro del archipiélago de Sociedad. A diferencia de las islas vecinas, ésta es un atolón coralino con un ecosistema muy particular. La isla, sin ningún tipo de relieve está formada por playas de arena blanca, palmeras y una amplia laguna. Características que le han convertido en una reserva natural con gran biodiversidad y hogar de muchas especies endémicas.

La isla inhabitada hasta la fecha ocupa un lugar muy importante en la historia del país pues fue utilizada como residencia privada de las antiguas dinastías monárquicas de Polinesia. Se consideraba un paraíso para el retiro y descanso de la realeza.

En los años 60, el actor Marlon Brandon visitó Polinesia Francesa para rodar El Motín del Bounty, ocasión en la que conoció Tetiaroa y se enomoró de este pequeño paraíso. Desde este momento, adquirió la concesión de la isla por 99 años, que tras su muerte pasó a sus familiares. En 2014, inauguraron el hotel boutique The Brando internacionalmente conocido como ejemplo de sostenibilidad y proyectos para el cuidado del entorno natural.